El primer LP de Dire Straits no lleva título, sólo el nombre del grupo aparece en la portada, en la que se recoge una pintura de Chuck Loyola. Una bella obra en la que se puede apreciar la silueta de una mujer en una habitación vacía, apoyada en una columna. Los tonos son marrones y ocres. En la contraportada aparecen las fotos de los componentes del grupo.

El LP "Dire Straits" va dedicado a Charlie Gillet (el disc-jockey que pinchó en antena la primera demo del grupo) y a Robert Allan (un amigo de la banda). 


El mismo Charlie Gillet escribiría unas notas para la reedición del disco:

DIRE STRAITS - Una apreciación

Desde el principio, Dire Straits fue un caso clásico de mal momento en mal lugar. En el verano de 1977, Gran Bretaña estaba en llamas con la agresividad y la angustia del punk, y aquí aparece un guitarrista principal de un grupo que le pide al ingeniero de sonido que mantenga el sonido bajo en los conciertos para que los miembros de la audiencia puedan oírse unos a a otros al hablar.

Las canciones y el sonido de Mark Knopfler eran elegantes y completas - historias vívidas de su vida, pintadas contra un telón de fondo de galerías de arte, tiendas de café y bandas de jazz, enmarcadas con arreglos impecables de guitarra, y cada una colgada en su propio marco tendencioso. La gente en A&R se durmió; esto no era lo que el mundo quería, y a ellos les pagaban para saber esas cosas.

Afortunadamente, un par de personas con energías cogió el mensaje: Johnny Stainze, recientemente contratado por Phonogram, consiguió persuadir a sus jefes para ofrecer a los miembros de la banda lo suficiente para abordar sus trabajos diarios; y Muff Winwood produjo las canciones en su primer álbum con templanza y entendimiento dignos de elogio.

Cuando 'Dire Straits'fue publicado en 1978, muchas de las discográficas autorizadas por Phonogram alrededor del mundo no sabían que hacer con el, y esperaron a ver que pasaba en Gran Bretaña. Aquí, la reacción de los medios fue tibia, sin entusiasmo: el grupo recorrió UK como teloneros de Talking Heads, pero BBC Radio One ignoró el single "Sultans Of Swing" y los periodistas de los periódicos musicales semanales miraban a otro lado.

Pero cuando el álbum fue publicado en Holanda, fue otra historia. Presentadores de radio atrevidos en VPRO ayudaron a hacer de "Sultans Of Swing" un éxito, y los periodistas musicales holandeses ensalzaron a Mark Knopfler como un genio musical colocado al lado de figuras reverenciadas como Ry Cooder y J.J. Cale. Mientras tanto, decenas de miles de álbumes eran exportados a Alemania, hasta que la rama alemana de Phonogram decidió que quizás debería ser publicado después de todo; el álbum continuó hasta convertirse en uno de los álbumes más vendidos de la historia del país. En Australia, la reproducción intensiva de copias importadas en Triple-J obligó a otra rama de Phonogram a rendirse a las peticiones del público. Y así ocurrió alrededor del mundo, un "disco del pueblo" genuino que vendió por el "boca a boca".

En los Estados Unidos, la banda estaba contratada por Warner Brothers de mano del productor legendario Jerry Wexler; pero incluso él tenia sus dudas acerca de la estrategia de producción ahorrativa. "Sacaremos este," le dijo a la banda, "pero ahora vayamos a hacer un disco de verdad". Así que se marcharon a grabar el segundo álbum en un estudio caro, mientras "Dire Straits" era enviado a las emisoras de radio americanas con pocos aspavientos y expectación. Mas tarde, Jerry reconoció que había subestimado drásticamente el potencial del primer álbum. "Habría sido un éxito incluso si sólo estuviera disponible en tiendas de comestibles" admitió tristemente, después de que las estaciones de radio lo hicieron uno de los álbumes mas reproducidos de 1979.

Así que aquí estamos, con la ventaja de más de veinte años de retrospectiva, capaces de apreciar esos punteados de guitarra sin tener que preocuparnos: venderá, es este el sonido de hoy en día? Como se ha visto, es un sonido para cualquier tiempo.

Charlie Gillett
http://www.charliegillett.com

Charlie Gillet escribió unas notas para la edición del disco LIVE AT THE BBC

 

"Entre los éxitos de la música pop británica de los últimos 20 años, unos pocos han retenido la integridad de Dire Straits; quizás sólo UB40 han sido tan determinantes en apartarse del mundillo del show y simplemente hacer lo que siempre quisieron hacer, tocar la música que querían y hacerla llegar a tantas personas como fuera posible.
Cuando empezaron en 1977, Dire Straits cayeron en picado –no tenían nada que ver con la agresividad del punk o con los grupos de la "nueva ola" que la industria estaba buscando y ni siquiera tenían el "vamos a pasarlo bien" de los roqueros de pub como  Dr. Feelgood.
El líder del grupo Mark Knopfler, le decía a los ingenieros de sonido de los conciertos, que bajaran el sonido de la música para que la gente del público pudiesen hablar entre ellos! Con el primer encuentro, la lacónica voz de Mark era una reminiscencia de Bob Dylan y Lou Reed, y el poco esfuerzo que aparentaba al tocar la guitarra  traía a la memoria J.J. Cale & Barry Burton de los Amazing Rhythm Aces.

Yo tenía un programa en la radio BBC en Londres por aquel entonces, uno de los pocos que ponían música más relajada de ese estilo, y cuando puse la demo del grupo en Julio del 77, los teléfonos no dejaron de sonar durante una semana. Entre los que llamaron, estaban varios hombres de la A&R que querían saber quien era esa banda, "ya sabes, esa que suena tan americana". Pero aunque a algunos les encantaba el sonido del grupo, la mayoría no podían convencerse ellos mismos, ni a sus superiores, que el resto del mundo iba a opinar igual.
Para cuando grabaron este concierto para la Radio BBC One un año después, Dire Straits ya había sacado su primer album con Phonogram con Muff Winwood como productor, el cual simplemente documentó el sonido del grupo sin intención de estampar su propia marca por encima de la de ellos. La reacción en el Reino Unido fue mínima como se puede aprecia en las presentaciones y la reacción silenciosa de la audiencia. "Sultans of Swing" se había editado como single en el Reino Unido donde se hundió; el album rozó el Top 50 –ninguna gran cosa.

Como ocurre muy a menudo en nuestro obseso clima del pop, tuvo éxito en el resto del mundo y eso convenció a los locutores de radio del Reino Unido de que esta banda anti-pop, no supuestos "musos", merecían ser escuchados. Holanda fue el primero en apostar, luego Alemania, Australia y finalmente los Estados Unidos, donde los locutores adoraban tanto el album que Jerry Wexler de Warner A&R comentó "Tendríamos que haber madrugado mucho y haber trabajado mucho más para impedir que esa cosa no viendiera –hubiese sido un éxito aunque sólo se hubiese podido comprar en tiendas de ultramarinos".
Es imposible saber las razones de por qué un artista sobrevive durante años mientras que otro desaparece, pero al igual que su claridad de ideas y visión, Mark Knopfler siempre tiene algo que decir –la mayoría de sus canciones son sobre algo en particular, a menudo visto desde un punto de vista inusual.

Los que escuchan puede que tengan que ir en busca del significado –no lo pone fácil – pero el esfuerzo suele merecer la pena. Eventualmente, la audiencia en el Reino Unido se unió al resto del mundo, y el album de Dire Straits "Brothers in Arms" se convirtió en uno de los más vendidos del Reino Unido. Pero eso fue mucho después de las actuaciones que se dan en este CD; además de las dos canciones que se grabaron para el Old Grey Whistle Test para la BBC TV, después de que el Reino Unido viese la magia de la banda, el resto de este CD se grabó para la BBC One Radio cuando todavía no eran conocidos. Aquí podemos regresar en el tiempo y escuchar a la banda tocando esas canciones sin sentido de grandeza y cuando aún no eran importantes. Cuatro trabajadores haciendo su trabajo: haciendo música".

Charlie Gillett en la edicion del album LIVE AT THE BBC
http://www.charliegillett.com