Mark Knopfler (octubre 2002)

Después de darse a conocer como uno de los guitarristas con más personalidad de las últimas décadas con Dire Straits, Mark Knopfler fue dejando atrás las sonoridades rockeras y compartiendo discos con otros músicos más cercanos a los orígenes de la música popular, como Chet Atkins o Brendan Croker. Acaba de presentar en España The ragpicker's dream , su último trabajo, que comparte el tono reposado y maduro de sus últimos discos en solitario.


RPT-¿Tus últimos discos suponen un giro conciente hacia un sonido más americano o hacia un tono más nostálgico?
MK-No creo que mis discos en solitario sean más country o tengan un sonido más americano. Martín me regaló una guitarra acústica y empecé a escribir las canciones con ella, y eso es lo que ha marcado esencialmente el tono del álbum.

RPT-¿La melancolía y la nostalgia han ganado terreno en tus letras?
MK-Los temas son realmente los que siempre he tocado: la dignidad humana, la gente de la calle, los problemas de la vida, los cambios que han tenido lugar en nuestro entorno a lo largo de las últimas décadas, el amor.... ¿Qué más hay? ¿Qué más además del amor y los problemas? No creo que la nostalgia sea un tema central en el disco, aunque es uno de los temas que aparece, en especial en A place where we use to live .

RPT-Sin embargo, el sonido del disco es muy cálido y tu voz suena más lírica que nunca...
MK-Hace seis años dejé de fumar, así que es posible que eso haya cambiado mi voz. Pero no estaba buscando cantar de una forma distinta en estos últimos discos. Sí me ha pasado con el sonido general, porque The ragpicker's dream tiene exactamente el sonido que estaba buscando, un sonido claro. Digamos que se me da mejor, me encuentro más cómodo, técnicamente, en este tipo de canciones. Pero es simplemente una cuestión de técnica, de forma de grabar, que para otros puede ser aburrido.

RPT¿Has incluido los temas en directo para celebrar algo con tus admiradores?
MK-Esas son las cosas de la compañía, ellos quieren vender más discos, las únicas canciones que yo les entregué son las del disco normal. Ellos venden discos, yo simplemente hago canciones. Cuando Dire Straits grabó Alchemy , el doble en directo, grabamos toda una semana de conciertos. Después me pasaron todas las cintas para que escuchase cada actuación e hiciese una selección. La verdad es que no me apetecía mucho, de forma que pregunté a alguien de confianza cual había sido el mejor concierto y el disco terminó por recoger una única noche.

RPT¿Notas mucho la diferencia entre tocar en pequeños clubes y ante multitudes? ¿Echas de menos a veces cuando empezabas a tocar y no eras tan famoso?
MK-Tocar para poca gente es muy bonito, pero no puedes hacer un problema de tener que tocar ante multitudes. La gente normal tiene que vivir con problemas más graves. A mi me gusta tocar en ambos formatos. De todos modos, los pequeños conciertos de promoción son increíbles, es un montón de gente dispuesta a esperar para escuchar tan solo tres canciones. Está claro que en las pequeñas salas hay más intimidad con el público, y eso está bien para los fans que quieren estar cerca de los músicos, pero no echo de menos  tocar en los sitios en los que empecé a dar conciertos